dilluns, 27 de juliol de 2009

Literatura (vida) en estat pur

Per a molts, allò que s'escriu en un pamflet, un diari o un blog és literatura menor. No sé ben bé que els duu a pensar així. Potser confonen continent i contingut. Només el poema (que mai no llegiran) publicat en llibre (que mai no compraran) o la novel·la en paper tenen per a la majoria el dret a ser considerats literatura. Evidentment, sovint he discrepat d'aquest axioma. També hi ha grans merdes de novel·les i de poemaris en format llibre: amb lloms, disseny gràfic excels i lluentors variades. S'editen epistolaris i memòries i reculls de relats que són una veritable deposició. No es pot ignorar, però, l'innegable prestigi de l'objecte. Jo mateix, en aquest sentit, em confesso fetitxista. Però això ja és una altra història...

Avui m'he sentit intensament satisfet --com a lector purament estètic-- i emocionalment tocat d'haver pogut llegir l'article que el Màrius Serra ha dedicat al seu fill recentment mort. Si no m'erro, el Lluís --el Llullu, com li deien a casa-- va morir divendres passat. Internet en va plena. No he llegit el llibre que va fer el Màrius Serra sobre l'experiència de tenir un fill com en Lluís i que es titula Quiet. (Tinc entés que el Lluís patia una paràlisi cerebral greu, però no em voldria arriscar a dir res més i caure en les imprecisions.) Com us deia, l'article és preciós per com està de ben escrit, de mesurat, per com n'és de sentit sense caure en el clixé, ni en el dramatisme, ni en el bathos.

Escrivia més amunt que estava satisfet. Que no se'm mal interpreti. Que quedi clar que la mort del Lluís no em pot satisfer. La satisfacció neix del fet d'haver pogut reconciliar-me un cop més amb la literatura, amb el poder de la paraula, amb l'autenticitat possible, empírica, d'un art que sempre ha guiat d'una manera o altra la meva vida. Aquest cop, i en van unes quantes, des de la columna d'un diari. Enhorabona pel text, Màrius: és en aquests moments tan complicats que et jugues l'ofici. Te n'has sortit de manera magistral.


Llullu en la memoria
No me acuerdo de cómo se llama mi madre. No me acuerdo de cómo se llama mi padre. No me acuerdo de cómo se llama mi hermana. No me acuerdo de cómo se llaman mis dos abuelas, ni de si llegué a conocer a mis dos abuelos. No me acuerdo de cómo se llaman los familiares que me visitan cuando estoy en el hospital. No me acuerdo de los nombres de mis dos escuelas, ni de los muchos maestros, monitoras, fisios, cuidadoras y compañeros que he tenido. Como no me acuerdo de nada, nada puedo tampoco olvidar. No puedo olvidar a mi madre, ni cómo se llama, ni su voz de terciopelo, ni sus brazos suaves que me calientan cuando tengo frío, ni su risa de niña eterna, ni la paz que me da cada vez que me disparo, y no puedo olvidar ni olvido que me quiere, aunque no entienda sus palabras de amor. No me puedo olvidar de cómo se llama mi padre, ni de las historias que me cuenta, ni de los meneos que me pega cuando intenta vestirme, ni de su olor intermitente de tabaco ni de los gritos que suelta cuando me dice Llullu-cómo-estáás, ni puedo olvidar que por culpa suya todos me conocen por este nombre que empequeñece la boca de quien lo pronuncia. No me puedo olvidar de cómo se llama mi hermana, ni de cómo se enfada cuando nuestros padres le llaman Pepita o algún otro nombre por el estilo, ni puedo olvidar las cosas tremendas que me cuenta a la oreja, ni tampoco aquella redacción en la que explicaba que le encanta aplastarme ni puedo olvidar, sobre todo, sus inconfundibles carcajadas. No me acuerdo de la niña gitana que se llevaron a la sala de espera para bendecirla, ni de la hija del guardia civil, ni de ninguno de los compañeros de habitación con los que he convivido en hospitales todos estos años, y por eso no les olvido. No recuerdo la boca de piedra en la que mi hermana metió la mano con temor mientras yo sonreía, y por eso no puedo olvidarla. No recuerdo haberme cagado en la basílica de San Pedro, ni tampoco me acuerdo de las promesas que me hizo mi padre mientras paseábamos entre estatuas de piedra que nos miraban todo el tiempo, y por eso no lo olvido. No me acuerdo del día que mi padre me dijo Llullu por primera vez, ni tengo la más remota idea de cómo fue que todos le siguieron la corriente y empezaron a poner morros para llamarme así, y por eso ni lo olvido ni puedo olvidarlo. No recuerdo haber visto a mi primo bailando el No rompas más mi pobre corazón,y por eso no lo olvido. No olvido Eurodisney. Ni el Tibidabo ni Port Aventura ni Gardaland ni Santapark. No me acuerdo del campesino que se arrodilló a rezar por mí, ni de las cosas que le decía a su dios, ni de las caras de tonto que ponían papá y mamá, y por eso no lo olvido. No me acuerdo de los dos hombres de las narices que tenían la misma cara, y por eso no les olvido. No me acuerdo de los gritos de asco que profería la dueña de un restaurante de pescado cuando me vio entrar por la puerta, y por eso no lo olvido. No me acuerdo de la camilla rodante que empujaban los hombres de rojo la noche que subí a una hidroambulancia, y por eso no lo olvido. No me acuerdo de la niña de etnia llullu que vivía con unos amigos de mis padres desde mucho antes de nacer yo, y por eso jamás podré olvidarla. No me acuerdo de nada, yo, y nada olvido. Nunca podré olvidar las caricias que no recuerdo haber recibido. Nunca podré olvidar las palabras que no recuerdo haber escuchado ni leído ni dicho ni escrito. Quien no recuerda no olvida. Quien no olvida recuerda. Amo, pero no lo recuerdo. Me aman, y no lo olvido. Nunca caeré en el olvido.
Màrius Serra a La Vanguardia del 27 de juliol de 2009

6 comentaris:

SM ha dit...

Un article preciós.

David Gálvez Casellas ha dit...

Jo també ho penso. Gràcies per passar per aquí, SM. Una abraçada!

Potser el proper cop que visiti Anglaterra poguem fer una cerveseta plegats. Jo també tinc un passat britànic: vaig viure a Bradford, Sttafordshire i Cambridge...

Allau ha dit...

L'article és efectivament molt bonic, però si no m'erro és la transcripció de l'últim capítol de Quiet (no és per treure merit, només per posar les coses en el seu context).

David Gálvez Casellas ha dit...

Gràcies, Allau. No ho sé, ja deia que no he llegit el llibre... Potser sí. Sigui com sigui, jo l'he descobert com a article a "La Vanguardia" i així l'he viscut.

SM ha dit...

Esta pendent aquesta cervesa, doncs! Segur que em pots donar bons consells per sobreviure entre anglesos...

David Gálvez Casellas ha dit...

Jo diria que a aquestes alçades ets tu qui em donarà quatre consells... Però, deixem-nos de consells: sí a la cerveseta!